AWS

Esta semana Amazon AWS nos ha sorprendido con el anuncio de que abrirá tres zonas de disponibilidad en España, con lo que serán siete la regiones disponibles en el continente Europeo.

Este anuncio es una muy buena noticias para la industria tecnológica española. Por una parte implica que el nivel de negocio o sus perspectivas, han alcanzado unas cifras que nos sitúan a la par con otras regiones y países europeos. Por otra significa que ha entrado una nueva competencia en el sector que puede hacer evolucionar la industria del hosting española, hasta hora caracterizada por precios muy altos del ancho de banda, amparándose en el coste de las comunicaciones y el beneficio de una menor latencia.

Desde APSL hemos apostado por el cloud como estrategia de hosting. Desde hace años nuestra recomendación es siempre "cloud first", es decir, evaluar primero que la aplicación esté en la nube, y solamente cuando por motivos técnicos está justificado ir a soluciones de hosting dedicado, ya sea propio o en alojamiento de terceros.

Ir a cloud significa también cambiar la manera de construir y gestionar aplicaciones. Ahora los servidores por lo general tienen menos memoria y recursos que el ordenador que se utiliza para construir las aplicaciones. El paradigma de operaciones también ha cambiado, ahora no se dimensiona un hosting para no caer o para soportar los picos de carga, las aplicaciones deben estar preparadas para caer y hacerlo sin afectar al sistema. Hablamos de redundancia, de escalabilidad hacia arriba y de capacidad de volver a configuraciones de bajo consumo, de absorber picos de carga, de despliegue continuo y monitorización tanto de la aplicación como del entorno, pensando en costes variables en lugar de costes fijos.

Desarrollar pensando en cloud first implica olvidarse de quien tiene más nueves, de amortización del gasto, de tener/poner aplicaciones no críticas en entornos críticos porqué ya hemos comprado el hierro. Implica pensar en cómo hacer aplicaciones más escalables, que puedan aprovechar al máximo que no tenemos únicamente una máquina sino el número que queramos de ellas. Pasamos de infraestructura interna a infraestructura como servicio, gestionada como infraestructura como código. Un cambio que no es para los próximos años sino que ya está aquí.

El cloud es crítico en aplicaciones de Machine Learning, IoT y en el crecimiento de startups que quieren convertirse en organizaciones exponenciales. Nos permite convertir inversión en gasto corriente, a costa, eso sí, de cambiar cómo creamos las aplicaciones y las desplegamos. El cloud no es caro ni barato, todo depende del control que tengamos sobre las aplicaciones y su despliegue.

En APSL hemos desplegado multitud de proyectos en cloud y ayudado a empresas de todo tipo a mover sus sistemas a la nube, ayudándolas a gestionar los sistemas y las operaciones. Dando el servicio de acompañamiento desde la construcción y despliegue a la monitorización, control y evolución posterior. Somos partners con un equipo dedicado a operaciones, SRE y arquitectura de soluciones.

A la hora de elegir un cloud evaluamos las necesidades de la aplicación y el cliente. Trabajamos con Azure, Digital Ocean y Google Cloud además de Amazon. Somos partners de AWS porqué Amazon valora la excelencia técnica por encima de la labor comercial. Esto nos permite no tener presión comercial a la hora de recomendar uno u otro producto. La estrategia es cloud, la elección de uno u otro dependerá de la aplicación y sus necesidades. Conocer los puntos fuertes de cada uno nos permite dar la solución que más se adapte. Pero no podemos negar que ante la duda Amazon AWS será nuestra principal recomendación, están demostrando que por inversión en infraestructura y desarrollo están totalmente volcados al mundo cloud y eso encaja también en nuestra manera de concebir la evolución futura de la tecnología.